ESTUDIO LOS COMIENZOS DEL PECADO CELESTIAL Y TERRENAL


ESTUDIO LOS COMIENZOS DEL PECADO CELESTIAL Y TERRENAL

Introducción

El pecado es la transgresión de los preceptos establecidos por Dios;  el pecado surgió en el cielo con la rebelión de Lucifer y los ángeles  que se pusieron a favor de este; este acontecimiento probablemente surgió poco después de la creación del hombre en la tierra ya que Lucifer o Satanás fue lanzado juntamente con sus seguidores a la tierra y en donde hizo que el hombre transgrediera los preceptos establecidos en la tierra. En el siguiente estudio se presentan los comienzos del pecado celestial y terrenal.



Los Comienzos del Pecado Celestial

El pecado nació en aquel que, después de Cristo, había sido el más honrado por Dios y el más exaltado en honor y en gloria entre los habitantes del cielo. Antes de su caída, Lucifer era el primero de los querubines que cubrían el propiciatorio santo y sin mácula.

Satanás cayó por su orgullo. Él deseaba ser Dios, no un siervo de Dios. Nótense las muchas declaraciones referentes al “yo” que se mencionan en Isaías 14:12-15Ezequiel 28:12-15 describe a Satanás como un ángel increíblemente bello. Parece ser que Satanás era el más alto de los ángeles, la más hermosa de todas las creaciones de Dios, pero él no estuvo contento con su posición. En lugar de ello, Satanás deseaba ser Dios, para esencialmente “quitar a Dios de Su trono” y tomar el control del universo.

Satanás quería ser Dios, y resulta muy interesante ver que fue precisamente eso, con lo que Satanás tentó a Adán y Eva en el jardín del Edén (Génesis 3:1-5). ¿Cómo cayó Satanás del cielo? En realidad, una caída no es una descripción exacta. Sería mucho más preciso decir que Dios echó a Satanás fuera del Cielo (Isaías 14:15Ezequiel 28:16-17).

Rebelión dirigida por Satanás  Apocalipsis 12:7-9

¡Guerra en el cielo! Toda la paz y la armonía desaparecieron. Ciertamente tuvo que ser muy desagradable. Si Dios hubiera permitido que Satanás y los ángeles que simpatizaban con él continuaran su rebelión, no habría sido posible la paz otra vez, no sólo en el cielo, sino en todo el universo. En estas condiciones Dios pudo haber eliminado a Satanás y a los ángeles que le apoyaron, en un momento. Si hubiera hecho esto, el resto de ángeles y habitantes de otros planetas hubieran servido y obedecido por miedo, hubieran temido por su vida si no obedecían. Dios quiere nuestra obediencia y cooperación porque le amamos.

Por esta razón permitió que el pecado corriera su curso, y demostrar al universo las consecuencias de la rebelión y desobediencia, y de la misma manera demostrar el carácter inmutable de Dios y su naturaleza de amor.

La caída de Satanás del cielo

Lucifer era el nombre de Satanás antes de que se revelara. Poco a poco comenzó a tener deseos de grandeza.
A pesar de que toda su gloria la recibía de Dios, este poderoso ángel comenzó a darse crédito a sí mismo por ello. No contento con su posición, siendo probablemente el más alto en todo el cielo, después de Dios, pronto comenzó desear que se le rindiera homenaje, que sólo le corresponde al creador. El alto honor que Dios le había conferido ya no fue apreciado. Empezó a gloriarse por su brillo y belleza, y aspiró a ser tan importante como Dios mismo.

Lucifer fue tan audaz que retó al mismo gobierno de Dios, haciendo acusaciones sobre el carácter y los motivos de Dios. En efecto, estaba planeando tomar posesión de las riendas del universo, y usurpar los poderes del Dios todo poderoso.

La caída de Satanás del cielo está descrita en Isaías 14:12-14 y Ezequiel 28:12-18. Mientras que estos dos pasajes se refieren específicamente al rey de Babilonia y al rey de Tiro, ellos también se refieren al poder espiritual que estaba detrás de esos reyes – Satanás. Respecto a cuándo fue la caída de Satanás, estos pasajes describen por qué cayó, pero no dicen específicamente cuándo ocurrió esa caída. Lo que sí sabemos es esto: Los ángeles fueron creados antes que la tierra (Job 38:4-7). Satanás cayó antes de tentar a Adán y Eva en el jardín del Edén (Génesis 3:1-14). Por lo tanto, la caída de Satanás debió haber ocurrido en algún tiempo después de que los ángeles fueron creados y antes de que él tentara a Adán y Eva en el Edén. Ya fuera que la caída de Satanás ocurriera pocos minutos, horas o días antes de que tentara a Adán y Eva en el jardín, la Escritura no lo dice específicamente.

El libro de Job nos dice que al menos por un tiempo, Satanás aún tenía acceso al Cielo y al trono de Dios. “Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo; De rodear la tierra y de andar por ella.” (Job1:6-7). Aparentemente en ese tiempo, Satanás aún se movía libremente entre el cielo y la tierra, hablando directamente con Dios y respondiendo por sus actividades. Se desconoce en qué momento Dios suspendió este acceso.


Los Comienzos del Pecado  Terrenal
Satanás Después de ser expulsado del cielo, Génesis 3:1, 6 

Después de esto, ya no podía seguir su rebelión en el cielo, y en el odio que sentía contra de Dios, buscó un nuevo campo de operaciones para conseguir la ruina de la raza humana. Dios creyó oportuno poner una prohibición a Adán y Eva, como una prueba de su lealtad y obediencia.
Satán esperó a tener una oportunidad para plantar en sus mentes semillas de dudas acerca del creador. Satán no había hecho nada a favor de su bienestar y felicidad, mientras Dios les había dado todo lo que era bueno para comer, y agradable de mirar. Adán y Eva escogieron creer las palabras de la serpiente, en vez de la voz del Creador.

Todo en el ambiente era bello y abundante; en medio de la abundancia comenzaron a pensar que Dios se reservaba algo que no quería compartir. En la historia de cómo Adán y Eva fueron seducidos para cambiar su lealtad de su Creador y pasarla al lado del enemigo, algunos de los métodos de Satanás son desenmascarados.
Él nunca trabaja abiertamente, usó una serpiente para engañar a Eva, y a través de ella alcanzó a Adán. La ansiedad y el trabajo iban a ser su nuevo estado. Ahora van a experimentar desengaños, penas, tristezas, y finalmente la muerte.

El relato del origen del pecado en el mundo se encuentra en Génesis 3.1–8. Antes de que el pecado entrara en el mundo el hombre era puro y santo, vivía una vida muy feliz y estaba contento con todo. Él llevaba la imagen de su Creador; no sabía nada de la culpa ni de la muerte. El hombre estaba libre de toda condenación y gozaba de comunión con Dios. Pero después que Satanás engañó a Eva apareció entonces la primera transgresión del hombre, como dice en Romanos 5.12: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.

La naturaleza del hombre fue cambiada. En vez de ser “bueno en gran manera” (Génesis 1.31) como lo hizo Dios, ahora Dios tuvo que decir del hombre: “Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3.23).


El pecado en el Hombre

Adán es, asimismo, el arquetipo de todos los pecadores. Lo es por los móviles que lo llevaron a pecar, por su conducta en condición de pecador y también por la imposibilidad de hallar una solución después de la caída.

El pensamiento decisivo de transgredir un límite dado por Dios está contenido en la tentación: “[...] seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal" (Gn. 3:5). No querer tener a un Dios por encima de uno, sino ser uno mismo (un) Dios, no respetar más los mandamientos de Dios, sino hacer lo que apetece la propia voluntad y lo que se tiene ganas, son móviles de conductas pecaminosas.
La pecaminosidad de todos los hombres es presentada en el Génesis con un crecimiento vertiginoso de los pecados en el género humano: Caín, contrariando el consejo y la exhortación de Dios, se levanta contra su hermano y lo mata (Gn. 4:6-8). Más y más van aumentando con el paso del tiempo los pecados de los hombres, clamando al cielo, y Dios responde a ello con el diluvio (Gn. 6:5-7 y 17). Incluso después de ese juicio divino, la humanidad sigue en desobediencia y osadía frente a su Creador. A modo de ejemplo, la Biblia informa sobre las maquinaciones de quienes construyeron la torre de Babel (Gn. 11:1-8), a los que Dios hizo fracasar en su ambición desmedida.

El Apóstol Pablo escribe sobre este fenómeno de la pecaminosidad de todos los hombres después de la caída en el pecado y de la muerte espiritual que resultó de ella: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Ro. 5:12).

La caída en el pecado trajo aparejados cambios en la vida de los hombres, cambios que ellos no pueden volver atrás. El miedo los distancia de su Creador, cuya proximidad ya no buscan, sino que se quieren esconder de Él (Gn. 3:8-10). Esto también trae perjuicios en la relación de los hombres entre sí (Gn. 3:12), así como en la relación de los hombres con la creación. A partir de ese momento el hombre conserva la vida penosamente, y al final quien fue tomado de la tierra volverá al polvo (Gn. 3:16-19).
El hombre ya no puede regresar a la condición de no tener pecados.


El pecado de Adán y los pecados nuestros

Ser un pecador no depende de la clase o el tamaño de los pecados cometidos. Un hombre roba una manzana y otro hombre roba mil dólares. Delante de Dios los dos son culpables. No por robar una cosa grande o pequeña, sino por robar. Cuando Dios nos dice una cosa y hacemos otra, lo que nos aparta de Dios es el hecho que fuimos desobedientes. No nos engañemos, pues, pensando que los pecados nuestros no son tan malos como los de otras personas. Por tanto, aunque nuestro pecado parezca muy pequeño será suficiente para apartarnos de nuestro Dios. El pecado de Adán y Eva cuando comieron del fruto prohibido no parece importante en comparación con los pecados y crímenes graves que se cometen en la actualidad. Sin embargo, su pecado bastó para separarlos de Dios y traer sobre ellos y sobre su descendencia la condenación de muerte.

Un solo pecado destruyó la pureza, perfección, santidad y la vida del hombre. Este pecado no consistió solamente en extender la mano y tomar el fruto del árbol prohibido; tomar el fruto fue sólo el resultado del hecho de dejar a Dios y seguir a Satanás. El pecado, por lo tanto, fue la condición del alma y no sólo la acción de la mano que cogió el fruto. El hombre perdió su relación con Dios y por eso llegó a ser pecaminoso. Del pecado de Adán recibimos la corrupción de la naturaleza humana, la mortalidad y la separación de Dios. Esta condición se ha trasmitido de generación en generación y conduce a cada persona al pecado propio. Solamente la sangre de Jesucristo puede quitar esta mancha. (Lea Salmo 51.5; Hechos 17.26; Romanos 3.9–23; 5.12–19; 2 Corintios 5.14 y Efesios 2.3.)
Como resultado de la caída del hombre, ¿qué reclama Satanás como suyo? Lucas 4:5, 6 

El mismo Dios había asignado a Adán el ser el gobernador de este mundo, y ser su rey (Génesis 1:28). Tan pronto como Adán fue vencido, el dominio de este planeta fue reclamado por el Engañador. Lea acerca del concilio que se hizo en los cielos, donde Satanás reclamó el estar encargado de este mundo (Job 1:6-8). Los hijos de Dios mencionados aquí debían ser los representantes de otros mundos habitados. Adán también fue nombrado un hijo de Dios (Lucas 3:38). Si él hubiera permanecido leal, sin duda hubiera representado a este planeta en los concilios del cielo. Pero cuando dio su lealtad a Satanás, perdió su reinado.

 

Victoria Sobre el Pecado

La victoria está en Cristo Jesús. Él nos ha liberado de la condenación de la ley porque Jesús cumplió la ley. El castigo por el pecado ha sido pagado en su totalidad. Él también nos ha dado un nacimiento espiritual. Nosotros hemos  nacido espiritualmente. Ahora vivimos la vida nueva en Cristo a través del poder de la presencia de la morada del Espíritu Santo. "Si somos guiados por el Espíritu" "somos los hijos de Dios" (8:14). Si nosotros no estamos viviendo por el Espíritu nosotros no somos cristianos.
La mayor prueba de que somos verdaderos creyentes es que estamos viviendo bajo el control del Espíritu Santo.

La Palabra de Dios nos da la promesa de la garantía de la victoria final sobre el poder y la presencia del pecado en la vida del cristiano. El inevitable triunfo vendrá a través de la gracia de Dios. Porque Dios nos ha salvado de la pena del pecado, y nos salva del poder del pecado, Él nos dará la victoria final sobre la presencia del pecado cuando Cristo regrese.

Lo que Pablo dice en romanos siete conduce correctamente a  romanos ocho. Ambos capítulos son retratos del cristiano maduro ya que él pelea la guerra espiritual. Ningún cristiano está completamente sin pecado. Nosotros todavía somos pecadores. El creyente nacido de nuevo todavía tiene que contar con la carne. Sin embargo, nosotros estamos seguros de nuestra victoria en Cristo. Nosotros recibiremos la perfecta liberación de la presencia del pecado cuando Él nos presente completos en Él al Padre. Se trata de una futura liberación cuando Él nos da nuestros cuerpos resucitados glorificados (1 Cor. 15:50-58).
¡Dios me rescatará a través de Jesucristo! Hasta el día de la liberación final, luchemos la buena pelea. El resultado final de la guerra espiritual es seguro. Cristo tiene y triunfará y nosotros también, lo haremos con Él.


Satanás, el pecado y la muerte son finalmente eliminados
Satanás es atado por mil años.

 El ángel que subyugará a Satanás es anónimo. No es Jesús mismo, ni  tampoco Miguel o Gabriel, o algún otro ángel de alto rango.
 “La importancia final de Satanás es quizás indicado en el hecho de que no es el Padre que lidia con él, tampoco es Cristo, sino un ángel sin nombre.” (Morris)
Satanás intento apresar a Jesús en la tumba, pero no pudo. Aquí Dios no tiene ningún problema para atar a Satanás, y este encarcelamiento no es para castigo, sino restringirle. Y esto implica que sus hordas demoniacas también están presas.

Por los mil años del reinado directo de Jesús sobre esta tierra Satanás estaba atado e inactivo. Pero después de que terminen los mil años, él será liberado y organizará exitosamente a muchos de la tierra en otra rebelión en contra de Dios.

Después de esta batalla abortada, Satanás es juzgado y atormentado por siempre – junto con la bestia y el falso profeta, quienes fueron echados al lago del fuego al inicio de los mil años (Apocalipsis 19:20).

La presencia de la bestia y del falso profeta en el lago de fuego después de los mil años, argumenta en contra de la aniquilación total. En el castigo eterno, mil años es únicamente el comienzo. Nunca se acaba. El comentarista John Trapp pensó que este aspecto del infierno es tan terrible que él lo llamó: “otro infierno en medio del infierno.”





Conclusiones

Satanás fue un ángel de luz cuyo nombre es Lucifer, él tenía grandes atribuciones en el cielo pero se llenó de orgullo un día dando así surgió el pecado celestial ya que se rebeló contra  Dios, pues este quería ocupar el lugar de Dios, en si satanás quiso ser un Dios.

Después de la rebelión de Lucifer (Satanás) este fue lanzado desde el cielo y cayó en tierra en donde con su astucia y con el fin de conseguir su propósito hace que el hombre desobedezca a Dios dando así el surgimiento al pecado terrenal.

Lucifer o Satanás con el fin de conseguir su propósito no solo se llevó a miles de ángeles si no que hizo que la humanidad se separara de Dios y es así como surgen pactos entre Dios y la humanidad con el fin de que esta sea salva y no tenga el final que tendrá satanás;  desafortunadamente muchas personas al   igual que los ángeles siguen y seguirán a satanás hasta el final y solo aquellos que acepten los preceptos de Dios podrán ser salvos.

Letra de Coros de Adoración



Letra de Coros de  Adoración de Iglesias Evangélicas Pentecostales


COROS DE ADORACIÓN


SI TU HABLAS CON DIOS

Si tú hablas con Dios

Las cosas cambiaran orando

Cualquier necesidad

Él, la resolverá, orando

Meditar en el Señor

Las penas mitigad, orando

Bendita oración

Yo puedo hablar con Dios, orando.



SANTO, SANTO, SANTO
Santo, santo, santo: mi corazón te adora
Mi corazón te sabe decir; Santo eres tú…


Renuévame
RENUÉVAME, SEÑOR JESÚS,

Ya no quiero ser igual
Renuévame, Señor Jesús,
Pon en mí, tu corazón…
Porque todo lo que hay, dentro de mí
Necesita ser cambiado Señor…
Porque todo lo que hay, dentro de mi corazón
Necesita más de ti…

ÉL ME LEVANTARÁ

//Él me levantará, él me levantará,
Él me levantará, así dice el Señor…//
//Él me levantará, él me levantará,
En sus manos me sostendrá,
Así dice el Señor…//
//Me fortalecerá, me fortalecerá,
Me fortalecerá, así dice el Señor//
//Me fortalecerá, me fortalecerá,
En sus manos me sostendrá,
Así dice el Señor//



VENIMOS ANTE TI, SEÑOR
//Venimos ante ti, Señor con corazones sinceros
Llenos de alabanza y adoración//
//Porque tú eres rey de reyes y señor de señores
Tú eres digno, de que todos te adoren//


Si tú hablas con Dios

Si tú hablas con Dios,
Las cosas cambiarán orando…
Cualquier necesidad, Él la resolverá orando…
Meditad en el Señor las penas y el dolor orando.
//Bendiga oración, yo puedo hablar con Dios, orando//



LE AMO
Le amo, le amo, yo le amo
Es la rosa de Sarón, para mí
Le amo, le amo, yo le amo
Y algún día su rostro veré…




DIOS ESTÁ AQUÍ
Dios está aquí
Tan cierto como el aire que respiro
Tan cierto como en la mañana se levanta el Sol
Tan cierto que cuando le hablo, me puede oír…




A TI OH DIOS
A ti, oh Dios, levantaré mi alma
A ti, oh Dios, levantaré mi alma
Dios mío en ti confío, tengo gozo y solaz
A pesar de mi enemigo, tengo paz…




ÉL ES MI PAZ
//Él es mi paz, ha quebrado todas mis cadenas
Él es mi paz, Él es mi paz//
//Echo toda mi ansiedad sobre él,
Él cuidará de mí, él es mi paz,
Él es mi paz…//Amarte solo a ti, Señor…
Amarte solo a ti, Señor
Amarte solo a ti, Señor
Amarte solo a ti, Señor
Y no mirar atrás…
Seguir tu caminar Señor
Seguir sin desmayar Señor
Postrado ante tu altar Señor
Y no mirar atrás…

SEÑOR QUIEN ENTRARÁ

//Señor, quien entrará en tu santuario
Para adorar…//
//El limpio de manos, de corazón de puro
Que no es vanidoso, y sabe amar//




GRACIAS CRISTO
Gracias Cristo, Gracias Cristo,
Gracias Cristo, Gracias Cristo,
Levantemos nuestras manos en señal de gratitud
Gracias Cristo, Gracias Cristo…
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya
Levantemos nuestras manos en señal de gratitud
Gracias Cristo, Gracias Cristo…




SANTO ESPIRITU


Santo espíritu, santo espíritu

Llena nuestros corazones, Santo Espíritu
Levantemos nuestras manos en señal de gratitud
Gracias Cristo, Gracias Cristo…



TODO ES POSIBLE
Todo es posible, si puedes creer
Todo es posible, si puedes creer
Fe mueve la manos de Dios
Fe en su palabra viva,
Todo es posible, si puedes creer




ESTOY CONFIANDO
Estoy confiando, Señor en ti…
Tú eres fiel Señor, tan fiel a mí,
Nunca me has dejado, aunque débil soy…
Estoy confiando, Señor en ti…

VINE A ADORAR A DIOS

Vine adorar a Dios, vine adorar a Dios
Vine adorar su nombre, vine adorar a Dios


Al venir a este lugar

Al venir a este lugar, venimos adorar al Señor
Al venir a este lugar, venimos adorar al Señor
Al venir a este lugar, venimos adorar al Señor
Adorar, adorar, al Señor…
Olvida tus problemas concéntrate en Él y adórale
Olvida tus problemas concéntrate en él y adórale
Olvida tus problemas concéntrate en él y adórale
Adórale, adórale, al Señor…



HAY MOMENTOS
Hay momentos, que las palabras no me alcanzan
Para decirte lo que siento, Bendito Salvador…
Hay momentos, que las palabras no me alcanzan
Para decirte lo que siento, Bendito Salvador…
//Yo te agradezco, por todo lo que has hecho,
Por todo lo que haces, y todo lo que harás…//




YO ME RINDO A ÉL
Todo a Cristo, yo me rindo,
Con el fin de serle fiel
Para siempre quiero amarle, y adorarle solo a Él
Yo me rindo a él, yo me rindo a Él
Todo a Cristo, yo me entrego, Quiero serle fiel…




LEVANTO MIS MANOS
Levanto mis manos, aunque no tenga fuerza
Levanto mis manos, aunque tenga mil problemas
Cuando levanto mis manos comienzo a sentir
Una unción que me hace cantar
Cuando levanto mis manos, comienzo a sentir El fuego,
Cuando levanto mis manos, mis cargas se van
Nuevas fuerzas tú me das,
Todo esto es posible, todo esto es posible,
Cuando levanto mis manos…




ALGO ESTÁ CAYENDO AQUÍ
Algo está cayendo aquí, es tan fuerte sobre mí
Mis manos levantaré, y su gloria tocaré…
//Está cayendo su gloria sobre mí,
Sanando heridas, levantando al caído,
Su gloria está aquí…//
Su gloria está aquí.



Escapa por tu vida


Escapa por tu vida

Escapar = Librar a alguien de un peligro. Diccionario de la Lengua Española

Génesis 18:20-21; 19:15-22
Lot vivía en Sodoma una de las ciudades que ya había sido condenada a muerte juntamente con Gomorra ciudades que estaban totalmente hundidas en delitos y pecados; Lot quien fue primo de Abraham se encontró atrapado en medio de uno de estos pueblos (Sodoma) el cual estaba  sumergido en tanta maldad, él fue el único que no se contaminó y fue salvo de aquel juicio.

Imaginemos que vivimos en la parte baja de una gran montaña y que antes existía un lago y que esta montaña absorbió el agua hace cientos de años; y que en un tiempo el agua que oculta esta montaña podría volver a formar el lago que existió en ese entonces; imaginemos el origen de esta teoría de que desde la parte alta de la montaña se puede apreciar el panorama como un lago.
¿Quién escaparía de la aldea, municipio, departamento o estado donde viviésemos?
Imaginemos que vinieran geólogos de países desarrollados norteamericanos o europeos a notificarnos que escapemos porque la montaña está próxima a colapsar y que este colapso alcanzaría parte de otros estados. Muchos obedecerían a la notificación aunque seguramente también muchas personas no obedecerían esta notificación de salvarse de quedar molidos por las rocas de esta gran montaña y quedar enterrados y con miles de metros encima de agua. Como le paso a la mujer de Lot quien por no obedecer se convirtió en estatua de sal. Génesis 19:26

Lot Escapa por su Vida
Génesis 19: 15-22
Lot obedeció a los ángeles quienes  le  llevaban de parte de Dios la noticia de que podía escapar de aquel lugar y salvar su vida; pues recordemos que Sodoma estaba a punto de ser juzgada por el gran poder de Jehová.
Lot no lo pensó dos veces y escapo por su vida pues no quiso morir juntamente con los habitantes de aquella ciudad.
Como Lot que obedeció a los ángeles muchos obedeceríamos a los geólogos y nos pondríamos a salvo en cualquier otro departamento o estado  de  nuestro querido país o incluso escaparíamos a otros países del continente o de otro continente.


El juicio de Sodoma y Gomorra
Génesis 19:24
Cuando Lot fue puesto a salvo entonces Jehová hizo llover del cielo sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego y las ciudades fueron destruidas juntamente con sus moradores (personas y animales)  las llanuras y el fruto de aquellas tierras.
Pero Lot obedeció, escapo y fue salvo y no fue destruido juntamente con las ciudades pecaminosas de aquel entonces.
Las personas que quedaran en las comunidades afectadas morirían al igual que los animales, los frutos de la tierra se quedarían sepultados también bajo rocas con lodo y agua y todo quedaría como si nunca hubiese habido ciudades por toda una buena parte de nuestro país.
El mundo vive la misma situación que vivió Lot y el  juicio de Dios está próximo a derramarse, pero de la manera que ángeles descendieron del cielo para salvar a Lot, Dios envió a  Jesucristo quien descendió del cielo para salvarnos de la condenación que está decretada sobre este mundo.
Jesucristo nos dice que escapemos por nuestras vidas y nos pongamos a salvo.

Escapa por tu vida
Romanos 3:23 Juan 3:17,18
Dice la palabra del Señor que "Por cuanto todos pecamos estamos  destituidos de la Gloria de Dios," (Es decir que estamos condenados a juicio al igual que las ciudades de Sodoma y Gomorra pero aún podemos escapar de ese juicio)
Y también nos dice la palabra de Dios que “Dios no envió a su hijo para condenación del mundo si no para salvación y para que todo aquel en que en el crea no sea condenado mas el que no crea ya ha sido condenado  porque no creyó en el nombre del Unigénito hijo de Dios. (Es decir que para escapar del juicio debemos creer en el nombre de nuestro señor Jesucristo.)
1ª.  Juan 1:9
Además de creer en el nombre del Hijo de Dios debemos confesar nuestros pecados  para que nos perdone y de esta manera poder escapar del juicio, pues él es fiel y justo para perdonar.
Dios quiere que escapemos del pecado y vivamos en un lugar que él tiene preparado en el cielo donde moraremos juntamente con Cristo Jesús.


Quien no Escape.
Quienes no escapen del pecado no van a morir molidos por las rocas con lodo y agua si no que el juicio será mucho peor pero estas personas serán condenadas juntamente con el mundo pecaminoso que hoy día existe y ahí si es peor que morir aplastado por esta gran montaña. (Puesto que como dijo alguien una sola vez vamos a morir aquí en el mundo y ya no tendremos más conocimiento de lo que aquí suceda)  pero si no escapamos del pecado entonces ahí si tendremos sufrimiento elevado al 1000% porque Dios pondrá a estas personas en un lugar que es peor que estar calentándose en un horno de cal y se trata del “INFIERNO”.
Apocalipsis 21:8 dice que los temerosos e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros y los idolatras y los mentirosos tendrán su parte en el lago ardiendo con fuego y azufre que será la muerte segunda.
(Las personas que crean a otras cosas como la brujería las supersticiones  y no a Dios, las personas que tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, las que no creen en la palabra de Dios, los que solo viven en una vida de mentira y engaños, los que casados se meten con la pareja de otra persona, los que creen en dioses muertos o que le ponen más interés a lo material que a lo espiritual; estas personas tendrán lugar en el lago de fuego con azufre a lo cual Dios le llama la muerte segunda).

Los que escapen serán Salvos
Las personas que escaparan de este lugar si la montaña colapsara y se ponen a salvo en cualquier parte seguramente tendrían una mejor vida y sin duda alguna mejores oportunidades.
Cuanto más las personas que escapen del pecado Dios no les dará bendiciones en su vida en este mundo y en la vida después de la muerte habrán cosas mucho mejor que las anteriores.
Apocalipsis 3:15 dice el Señor Jesús  que a todo  aquel que  escape  será vestido de vestiduras blancas y que no borrara su nombre del libro de la vida y que confesara el nombre delante de Dios y delante de los ángeles.
Apocalipsis 21:4 dice el Señor que Dios limpiara toda lagrima de los ojos de aquellas personas que escaparon del pecado y que ya no habrá muerte y no habrá más llanto, ni clamor ni dolor porque el peligro a pasado.
Apocalipsis 3:21 dice Jesús que al que escape del pecado, el mismo  dará lugar a que se siente en  su trono celestial juntamente con  él.  
(Entonces para obtener estas bendiciones de parte de nuestro buen Dios debemos entonces creer en Jesucristo de todo corazón y debemos confesar todo cuanto hemos hecho en nuestras vidas para que él nos pueda ayudar a escapar del pecado en que se vive en este mundo).


Jesús te Invita a Escapar  Hoy.
Jesucristo aún está dando la oportunidad de escapar del pecado, él está a la puerta llamando y está esperando que le abras para escuchar la notificación maravillosa que te trae a ti y al  mundo.
Dios ha tenido gran misericordia para con nosotros, porque siendo nosotros aún pecadores permitió que su Hijo Unigénito muriera por nosotros en una cruz.


¡Tú decides! ¿Escapas HOY  o mueres en el JUICIO?

La Necesidad del Poder del Espíritu Santo

La Necesidad del Poder del E.S. (Jueces 14:5-6)


Durante 4,000 años el Espíritu Santo, se movió en la tierra buscando hombres dignos de ser usador por Él.

(Números 11:25) Los setenta ancianos que ayudaban a Moisés. Cuando cayó el Espíritu de Jehová en ellos profetizaron.

(Números 24:2) Cuando Balac contrato a Balaam para que maldijera al pueblo de Israel, el Espíritu Santo cayó sobre él y la maldición se convirtió en profecía de bendición.

(Jueces 3:7-11) Cuando el pueblo de Israel, hizo lo malo ante Jehová y sirvieron a los baales, fueron vendidos por Dios al rey de Mesopotamia; y fueron esclavos durante ocho años, clamaron a Jehová y el les levanto un libertador. Que se llamo Otoniel y cuando el Espíritu Santo cayó sobre Otoniel, salió a la batalla y libero a su pueblo.

(Jueces 6:34) Dios le ordeno a Gedeón que derivará el altar de Baal y cortara la imagen de Asera que esta junto a él, que eran propiedad de su padre, y Gedeón por temor  su padre y a los hombres de la ciudad lo hizo de noche y lo amenazaron de muerte, y el Espíritu de Jehová cayó sobre él y toco el cuerno en señal de batalla y vence a los enemigos.

(1 Samuel 10:10) Cuando el Espíritu de Jehová cayó sobre el rey Saúl, este profetizo igual que los profetas y los demás le hicieron burla.

(2 Samuel 6:12-14) David danza cuando lleva el arca de Jehová a casa de Obed-edom. (1 Samuel 16:13)

(1 Samuel 19:20-24) Cuando Saúl procuraba matar a David, envió tres veces mensajeros para atrapar a David y los mensajeros fueron llenos del Espíritu de Dios y profetizaron, finalmente fue Saúl mismo y también lo tomo el E.S.

La Biblia dice que ´´Vino´´ sobre las personas en referencia. En el Nuevo testamento dice, que el Espíritu mora en el creyente y por Él hacemos morir las obras de la carne. (Romanos 8:12-14) (Romanos 8:26. Él nos ayuda en nuestras debilidades) (Él intercede por nosotros Romanos 8:26) (2ª.Cor. 3:17 donde esta el E. de Dios hay libertad)

(Números 11:29) Ojala todo el pueblo de Jehová fuese profeta y que Jehová pusiera su Santo Espíritu sobre ellos.

Para Moisés era verdaderamente importante que todo el pueblo fuera llano del Espíritu Santo.

(Joel 2:12-18) Dios hace un llamado al pueblo al arrepentimiento.

(Joel 2:19-27) Y en base a ese arrepentimiento promete una restitución.

(Joel 2:28-30) Y como resultado de esa restitución promete derramar el Espíritu Santo.

(Joel 2:28-29) Y cuando el Espíritu Santo sea derramado entonces:
1.    Los hijos y las hijas profetizaran.
2.    Los adultos soñaran sueños.
3.    Los jóvenes verán visiones.
4.    Los siervos serán llenos del E.S.
5.    La llenura del E.S. producirá poder para hacer milagros, prodigios.

Pecados contra el Espíritu Santo

1.    Se le puede mentir       (Hech. 5:  3)
2.    Se le puede blasfemar (Mr.      3:29)
3.    Se le puede contristar   (Ef.      4:30)

Para recibir el bautismo del E.S.

1.    Desearlo y pedirlo           (Lucas. 11:13)
2.    Limpiar el vaso                (Salmo. 51:11)

3.    Tener sed de él                (Sn. Jn.   7:37)

Hay un León y le Busca

Hay un León y le Busca

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como un león rugiente anda alrededor buscando a quien devorar;
1 Pedro 5.8

El diablo es tu enemigo. Él sabe que Dios le castigara eternamente en el infierno y él quiere llevar a muchos a sufrir con él. Satanás y sus ángeles (ayudantes) están ocupados cada minuto de cada día buscando almas que le dejaran tomar posesión y controlar sus pensamientos y acciones.

La fuerza y el rugir de un león asustan a sus víctimas. De la misma manera, el diablo trabaja en la debilidad de cada persona para asustarles a quien le obedezcan.

Le dice al borracho, “Tu sabes que no puedes dejar de tomar. ¿Por qué quieres deshacerte de esta tentación?

Al ladrón le dice ¿ves lo que te puedes robar sin que te prendan?
El diablo es un mentiroso y te enseñara a mentir y luego no pensarlo más. Te hará repetir un chisme o comenzar una historia no verídica con relación a otro.
Satanás te pregunta  ¿de verdad quieres ir a la iglesia? ¡Piensa en lo divertido que será ir al teatro o a las carreras!

Al recién convertido, le dice el diablo, las personas están burlándose de ti y diciendo cosas no ciertas de ti. ¿De verdad quieres continuar en este camino áspero?
Apocalipsis 21.8 dice, Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idolatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Esta es la recompensa del diablo y el lugar donde el lleva a todos que le sigan.

Lucas 19.10 dice, Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.  Dios es el único que posee más poder que Satanás. Él está buscando personas que le sirvan y él ha reparado un lugar maravilloso en el cielo donde sus seguidores irán después de la muerte. El apocalipsis habla de las muchas bendiciones que estarán para los que venzan al diablo por medio de aceptar la sangre de Jesús para remisión de sus pecados.


Cuídate del diablo. Él te anda buscando si dejes que su poder te asuste y si crees en sus mentiras, el llevara tu alma a la destrucción del infierno. 

Vistas a la página totales